LA DEFENSA ES EL CAMINO

            La verdad es que este partido de Bilbao tenía un poco de trampa. Esta claro que no es este el momento en el que los partidos toman el valor de hacer buena o mala una temporada, con lo cual desde el punto de vista del progreso del equipo no creo que esta sea una situación para dramatizar, pero si que creo que de cara al entorno da bastante tranquilidad el ir consiguiendo victorias mientras se va avanzando en la adaptación de nuestro nuevo entrenador y de nuestra nueva forma de jugar.
             No quiero decir con ello que tras la victoria en Bilbao todos nuestros males queden solucionados, yo diría que seguimos prácticamente con los mismos problemas que las últimas jornadas (quizás la calidad que tiene el Tau, además de la competitividad, la dureza mental y el carácter que imprime Ivanovic a sus equipos pusieron de manifiesto unos problemas que ya existían) pero sería estúpido negar que en el contexto de nuevo proyecto en el que nos encontramos mientras menos desgaste mediático tenga nuestro entrenador mejor.


              El planteamiento del partido de Unicaja estuvo clarísimamente marcado por las lesiones. Ya en el quinteto inicial, nuestros problemas en la posición de 4 (Gabriel lesionado por unos meses y Haislip ligeramente tocado en el tobillo) propiciaron el desplazamiento de Jiménez a esa posición y la salida en el quinteto de Jiri Welsch. De este quinteto, algo más pequeño pero también más agresivo y dinámico, se podía esperar un crecimiento defensivo que en los primeros minutos del partido no conseguimos, quizás influenciado por el lamentable rendimiento en un aspecto tan importante como es el rebote (de la misma forma que ya habíamos sufrido ante el Cajasol y el Tau) y la mala lectura defensiva de determinadas acciones de Bilbao ( por ejemplo, el pick and roll sobre el hombre de balón, la decisión de hacer o no ayudas interiores y la dificultad para recuperar a tu hombre después, la rotación defensiva cuando se produce un desajuste…).
               Comenzamos el partido buscando las mismas situaciones que tantas veces hemos comentado esta temporada en ataque. De la misma forma que el año pasado teníamos en Daniel Santiago, siempre que estuviera en pista como primera opción, este año es Tomas Kelati el que acapara la toma de decisiones en estas primeras jugadas. Desde la disposición de rombo ofensivo, Kelati suele escoger siempre el lado izquierdo de nuestro ataque para salir a recibir y buscar penetraciones desde esa ventaja (tiene muchísimos recursos para sacar ventajas desde estas situaciones ofensivas). Me reafirmo en lo que vengo comentando hace algún tiempo sobre este jugador, creo que por encima de que pueda anotar más es sobre todo un jugador de equipo y la falta de gente tan importante como Alfonso y, sobre todo, Berni, le esta llevando a adquirir muchísima responsabilidad en el aspecto defensivo además de ser el jugador más utilizado por el entrenador en la mayoría de los partidos, algo a lo que él seguramente no este acostumbrado en este nivel de exigencia pero en lo que esta cumpliendo sobradamente. Cuando hablo de responsabilidad no quiero decir que cuando Berni vuelva el deje de defender, claro que no!, pero no es lo mismo defender a un determinado jugador que a otro (dependiendo del rol que tenga en el equipo contrario) y seguro que en función de esta situación el nivel ofensivo de Kelati aumentará.
                  Como marca nuestro nuevo sello, intentamos imprimir un ritmo alto al partido, llegando incluso a correr de la mano de algún buen primer pase de contraataque de Jiménez tras rebote defensivo (que generó un 1vs1 de Cabezas con mucho espacio para decidir) o llegando rápido a campo defensivo castigando el mal balance defensivo de Bilbao que le obligaba a partir de desajustes defensivos como es el emparejamiento Weis-Jiménez gracias al cual hicimos bastante año, como siempre Jiménez leyó muy bien estas situaciones rompiendo a Weis y generando muchos desajustes.
                   En ataque estático, siempre ante la defensa individual que propuso Vidaurreta durante este cuarto (todo el partido no fue así) mantuvimos una estructura de 4 jugadores abiertos (ya comentaba que Jiménez hacía daño jugando de cara al aro) y Archibald con mucho espacio para poder recibir uy generar juego. Con la defensa e intimidación de Weis su rendimiento ofensivo fue bastante limitado en esta fase pero con el cambio por Pasalic si que pudimos sacar ventajas de sus movimiento interiores. Con respecto a esto me gustaría decir que nuestro escocés no es posiblemente ningún jugador que brille en tareas ofensivas por la cantidad de recursos que tiene (más bien tiene pocos) pero sin embargo si que destaca porque siempre lee las ventajas que se puedan producir de su posición al poste bajo y por la velocidad con la que los efectúa. En este sentido llevamos viendo durante todo lo que va de temporada que es capaz de ganar la línea de fondo con mucha facilidad ante los pivots pesados con los que se encuentra, con lo que su productividad interior es bastante mayor de lo esperado.
                   Con la salida de Haislip a la pista (se nota que no esta a su nivel normal) empezamos a jugar en estático partiendo de situaciones de doble poste arriba (bien para hacer un doble bloqueo al base o para un bloqueo indirecto sobre el corte del base cuando este ha pasado al lado contrario…esto ya lo hemos comentado otros días) pero sin obtener demasiadas vías de anotación directa. Creo que nos faltó bastante agresividad en las continuaciones de estos bloqueos, sin embargo cuando jugamos por libre desde un pick and roll o una situación de 1vs1 con la que generábamos ventajas, el equipo ha mejorado mucho en la circulación de balón. Por ejemplo a la hora de castigar ayudas ante estas penetraciones generando tiros comodísimos en las esquinas (Jiménez estuvo a un nivel de acierto impresionante) algunas veces dando ese pase más en búsqueda de la mejor opción (creo que llegar a conseguir esto es uno de los mejores detalles de un equipo trabajado que se puede ver…yo disfruto con el Pao de Obradovic porque son unos maestros en esto).
                  De todas formas en ataque estático la irregularidad fue la constante del equipo durante esta fase y el principio el segundo cuarto. Únicamente las iniciativas particulares de Cabezas nos mantenían cerca en el marcador a pesar de los problemas que estábamos teniendo.
                 El aspecto defensivo ha sido irregular durante esta fase del partido, algo que ha permitido al equipo de Bilbao dominar el partido durante algunos instantes. Como en los últimos partidos el principal problema que hemos tenido ha sido el control (o mejor, el descontrol) del rebote defensivo. El otro día comentábamos aquí que la agresividad defensiva que propone Unicaja (las rotaciones del banco ayudan a ello) y la versatilidad que tienen muchos de nuestros jugadores capaces de aportar mucho en el aspecto defensivo a pesar de defender momentáneamente a jugadores muy diferentes (tanto de rol como de condiciones físicas), provocan que en muchas ocasiones los cambios defensivos que se producen en los bloqueos nos generan desventajas para cerrar el rebote. Yo creo que nuestra “ansiedad” por atacar rápido nos lleva en ocasiones a no cerrar el rebote (sobre todo nuestros hombres exteriores) y creo que esto es un problema de compromiso. Por ejemplo en la segunda parte los problemas en estos aspectos fueron mucho menores a pesar de que en ocasiones se repetían quintetos con los que habíamos sufrido. Buscar opciones de contraataque es importante pero para ello primero hay que asegurar el rebote.
                  Durante los primeros minutos, defendimos siempre en individual a medio campo. Tuvimos detalles positivos como el nivel de Welsch (en mi opinión muy alto) ayudando mucho en los 2vs1 en posiciones interiores, controlando muy bien las penetraciones de Lewis que podía tener cierta ventaja física, la intensidad de Archibald durante todos los minutos que esta en pista (a pesar de algunos errores que comentaremos), el querer adaptarnos siempre al nivel arbitral usando muchas veces las manos (Cook recupero algunos balones con esto). Sin embargo creo que en esta fase del partido tuvimos más errores que aciertos en esta faceta.
                 Como comentaba antes creo que no leímos bien las ayudas interiores de los hombres que defendían a Blums, a Paco Vazquez, a Recker….no por el hecho de que metieran puntualmente los tiros, sino porque tiraron realmente cómodos siempre. Muchas veces no es necesario llegar a hacer el 2vs1, sobre todo, cuando defiendes a un tipo que es muy peligros desde 6,25. A veces solo es necesario cuando el hombre interior echa el balón al suelo fintar con que vas a ir al 2vs1 pero quedarte cerca de tu hombre para poder recuperarlo.
               Otro fallo, aunque perdonable, es la excesiva agresividad de Archibald cuando sale a puntear el tiro del jugador que sale del bloqueo mientras su defensor llega, lo que a veces crea un desajuste importante puesto que a nuestro escocés no le da tiempo a llegar a su hombre. En el partido del Sábado Pasalic nos hizo bastante daño en algunas situaciones como esta (algo que se podría limitar si Haislip leyera los partidos con algo más de atención). Es un problema similar al que existe cuando defendemos los bloqueos directos con flash ya que la defensa no termina cuando sales agresivo a impedir que el bloqueo genere una situación de ventaja para el atacante, sino cuando has recuperado a tu hombre.
                 Con esta inestabilidad defensiva Aíto decidió subir líneas defensivas para buscar continuamente los 2vs1 en campo ofensivo. Yo creo que con esta defensa no tuvimos ninguna ventaja ya que Salgado siempre supo superarla con pases sin problemas. El tema no es solo hacer el 2vs1 que en sí puede ser muy espectacular y recuperar, sino provocar que se de un mal pase.
                 En el segundo cuarto se produjo para mí el cambio más importante en el partido. Un cambio muy grande en cuanto a la actividad (y productividad, no siempre van de la mano) defensiva generó a su vez un mayor numero de opciones de jugar con un ritmo alto ofensivamente, incluso en ocasiones con mucho acierto a pesar de jugar en estático. Minutos de mucha calidad del equipo.
                  Desde el punto de vista defensivo, aumentamos el nivel individual de la defensa 1vs1, las ayudas son siempre necesarias y un concepto importante en la defensa de equipo pero no hay nada mejor que ser capaz de dominar el ataque y obligarles a que no tiren en las situaciones que tenían preparadas (rompiendo sistemas).
                A pesar de comenzar con problemas con Seibutis que atacaba constantemente a Jiménez y los tiros abiertos excesivamente cómodos que ellos generaban (como comentábamos antes), empezamos a defender los bloqueos directos con muchísima más agresividad (llegando a recuperar) y forzando en cada uno de ellos constantes 2vs1 (Scariolo comentaba en la retransmisión algo interesante que conviene apuntar y es que el hecho de buscar los pick and roll cerca de la banda, como hacía Bilbao, provocaba continuamente que los traps no tuvieran salida, algo que en el centro no hubiera sido posible, de todas maneras yo creo que Bilbao no supo atacar estas situaciones de bloqueo directo con rapidez lo que facilitaba la llegada del 2vs1 en la banda, pienso que si hubieran buscado continuamente el contacto de Archibald al iniciar la penetración habrían sacado constantemente faltas pero claro esperar que se fijara el bloqueo tanto tiempo era demasiada ventaja para Unicaja) , logramos mucha estabilidad de la mano de Archibald y Jiménez (que empezaron a controlar el rebote de forma casi absoluta), defendimos las líneas de pase mucho mejor…todo esto nos permitió correr y en este contexto de partido Unicaja fue imparable.
                 Con un Cook mucho más asentado en el partido, jugando pick and roll con Ndong de mucha calidad, rompiendo a su defensor continuamente, lo que nos creaba ventajas que luego sabíamos aprovechar desde la línea de tres (Jiménez, Welsch) o penetrando sin oposición por los desajustes defensivos de Bilbao (recuerdo una acción de Haislip en carrera, donde es imparable). Incluso, creo que el hecho de defender con agresividad nos dio confianza en ataque, como si nos sintiéramos respaldados por nuestro nivel defensivo para tomar iniciativas en ataque, de ahí el ejemplo del triple de kelati, nada más llegar a campo ofensivo, o la capacidad de Cook (creo que debe hacerlo más) para atacar el aro como primera opción.
                 De aquí al final, incluyendo la totalidad del tercero y el cuarto (quizás podríamos salvar los últimos minutos en los que el partido estaba decidido y nuestro nivel bajó bastante) mantuvimos este mismo nivel defensivo que nos dio la victoria. Alternando defensa individuales a medio campo, con otras buscando hacer traps, pero manteniendo siempre el nivel alto y controlando el rebote (salvo algunas acciones) con bastante más solvencia que al principio del partido cuando el dominio del mismo era de Bilbao.
                Sin embargo, en el aspecto ofensivo seguíamos siendo muy irregulares. Durante el comienzo del tercer cuarto algunas malas decisiones de Gomis, excesivamente revolucionado, nos costaron perder parte de la ventaja, lo que aprovechó Bilbao para poner una zona 1-3-1 que estuvo alternando con la defensa individual hasta el final del partido. En este punto estuvo la clave, desde mi punto de vista, de lo que quedaba de partido si Unicaja era capaz de mantener su nivel defensivo, como así fue.
Creo que, con la irregularidad que nos caracteriza en estas situaciones ofensivas en estático, el conseguir atacar con cierta solvencia ante la zona fue la clave de llegar a un final del partido con el mismo prácticamente decidido.
               Pienso que la salida de Cook ante la defensa 1-3-1 anotando un triple sin selección de tiro en la primera acción que tuvo en cancha, más la antideportiva que nos regalaron los árbitros ante una acción de Haislip en la que el equipo había conseguido encontrarle en la esquina gracias a ser agresivo y poder romper la zona desde una penetración, fueron dos golpes muy duros (junto con el nivel defensivo de Unicaja) ante los cuales el Bilbao no pudo sobreponerse.
              A pesar de ello, decidieron mantener la defensa zonal ante la cual Aíto sacó a dos bases por primera vez en todo el partido (Cook-Cabezas) aunque creo que siempre juega con dos “bases” ya que continuamente se repiten acciones en las que tanto Kelati como Gomis suben el balón, sobre todo cuando la primera acción ofensiva que queremos llevar a cabo es un bloqueo directo. Yo creo que la diferencia entre atacar bien y mal la zona estuvo en circular el balón para hacer daño a la defensa (obligándole a tomar decisiones) como es meter un balón al poste alto, superar a tu defensor y provocar un desajuste a partir del cual buscar la mejor situación, sobre todo en las esquinas, en definitiva, atacar el aro con tus movimientos… en vez de llegar y nada más tener la opción de tirar sin hacer ningún pase interior levantarse para tirar de 3, algo así como pasa en Balonmano (porque aunque puedas meter alguno no siempre es la mejor opción ya que eso es lo que quiere la defensa).
              Desgraciadamente, la continuidad a la hora de atacar la zona fue nula, de hecho, los últimos minutos fueron bastante malos en este aspecto, a lo que hay que añadir que defensivamente empezamos a conceder continuamente penetraciones del equipo de Bilbao (recuerdo situaciones de Paco Vázquez y de los bases Blums y Salgado ante las que sufríamos mucho). De todas maneras la estabilidad de Jiménez en el aspecto defensivo (y ofensivo) y la superioridad de Carlos y Cook en el ofensivo para generar situaciones cómodas de tiro (Ndong y Archibald se aprovecharon de ello) provocaron que el partido no corriera peligro en ningún momento.

2 Respuestas a “LA DEFENSA ES EL CAMINO”

  1. vans dice :

    Muy buen análisis Bullock11. Yo vi que en determinadas fases del tercer cuarto y del último hubo un bajón de concentración que provocó que perdiéramos bastantes más balones de los deseados.

    Respecto a N’Dong, es una pena que no tenga ningún movimiento en el poste bajo. A poco que desarrollara un ganchito y lo ejecutara medianamente rápido sería imparable. Pero es que últimamente a menos que la hunda falla el tiro. Ya sea en el poste bajo o desde el poste alto.

  2. bullock11 dice :

    Quizás fue un bajón de concentración pero tuvo que ver bastante con la zona 1-3-1 de Bilbao. No creo que tuvieramos la frescura suficiente para atacar la zona. En mi opinión muchas veces abusamos de la circulación exterior del balón, sin hacer daño a la defensa.

    Con respecto a Ndong estoy contigo. Para mi la razón es que no esta bien físicamente y el depende mucho de eso…. a lo que hay que unir las lesiones que impiden que el pueda crecer poco a poco. Esperemos que llegue al final a su nivel, eso será lo importante.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: