Una valoración más(I)

A raíz del comentario anterior de Javier y aprovechando el momento de la temporada en el que nos encontramos, justo a las puertas del primer objetivo real de la temporada para un equipo como Unicaja (la conjunción en el tiempo del TOP16 y la copa del Rey), creo que es un buen momento para hacer una valoración desde un punto de vista individual, manteniendo la perspectiva sobre el baloncesto que este equipo ha sido capaz de desarrollar.

Plaza.  Lo cierto es que mantengo la misma postura acerca del entrenador.  Creo que partiendo de mediados de la temporada pasada y hasta el momento actual,  mi opinión ha permanecido invariable.  Tanto en sus aspectos positivos como en los negativos.

Si entramos a valorar lo positivo,  creo que con la llegada “al poder” de Plaza (con ello me refiero a la desaparición absoluta del incompetente y la degradación a unas labores meramente representativas por parte de Jiménez),  se ha conseguido una estabilidad en el club que no se conocía desde hace bastantes años.  Bien es cierto que esta estabilidad de la que hablo esta relacionada con los temas locales (la comunicación del club,  la confección de la plantilla, la campaña constante de llevar gente al Carpena…) y no a temas de mayor calado como puede ser el nuestro peso en los organismos de las competiciones de Euroliga y ACB (temas de licencias) que en mi opinión, basada en sensaciones, sigue siendo muy mejorable y que va a definir la estabilidad económica del club las próximas temporadas.

Desde una  perspectiva más cercana a la cancha, creo que cabe adjudicar a Plaza el haber sabido confeccionar una plantilla de grandísimo nivel con los recursos que se le han dado (que por cierto, no han sido todos los que se poseen) por segundo año consecutivo (algo que de la mano de los anteriores responsables parecía imposible) y trasladar esa estabilidad “institucional” de la que antes hablaba en la perspectiva local al vestuario.  Mi sensación es que todos y cada uno de los jugadores de la plantilla, jueguen más o jueguen menos,  acatan la gestión del grupo que lleva a cabo el entrenador de una manera incontestable,  aportando un nivel de implicación que muchas veces compensa todas las carencias que tenemos a nivel táctico.  Esta implicación y este caracter del equipo para competir en todas las situaciones es una gran noticia y, escuchando las continuas ruedas de prensa de Plaza, también es un fin en si mismo, ya que junto con nuestro enorme talento nos hace alcanzar los resultados que tenemos.

Sin embargo,  cuando no dispones del mejor equipo (incluso yo añadiría que incluso disponiendo de él) sólo con implicación y talento no se consiguen alcanzar el máximo desarrollo del equipo.  Es en estos casos cuando necesitas tener la capacidad de llevar los partidos a situaciones en las que tu puedas ser mejor que el rival aunque a nivel global seas peor que él.  Esto conlleva un trabajo de scouting grande y una toma de decisiones en función de este trabajo,  un sacrificio de ciertos jugadores en beneficio de otros que te puedan dar mejores resultados en determinado tipo de partidos,  también conlleva la capacidad por parte del banquillo de cambiar el guion de los partidos a nivel táctico cuando dejas de controlarlo (me refiero a cambiar estructura de quintetos, o sistemas…),  o incluso a nivel anímico (gestión del público, gestión de la relación con los árbitros…), también conlleva una cierta capacidad de leer el timing con el que nos conviene jugar cada posesión… y es en todo esto en lo que yo creo que el equipo tiene un margen de mejora brutal y, lo que en mi opinión es peor,  se trata de un margen de mejora que con este entrenador no hemos atravesado en el año y medio que lleva en  Málaga.  Quizás por algo que también le escuchamos mucho en rueda de prensa cuando hace referencia que el objetivo de Unicaja es jugar su baloncesto sin mirar nada más.

No me quiero extender en ejemplos del año pasado, como los del Cai en la Copa, los cuartos ante el Gran Canaria (yo vi los dos primeros partidos controlador por un equipo de menos recursos como Gran Canaria,  de no ser por la mano tonta con los triples de NCM en el primero), el play off con el Madrid… es que mirando esta serie de partidos y hay muchos muchos ejemplos de situaciones concretas que nunca obtienen respuesta y nos van lastrando.  Algunos ejemplos concretos de los partidos de esta semana entre los muchos que podría dar:

– Golubovic entra en pista independientemente del rival los minutos estipulados.  Sería bueno que entendiéramos que ante pivots pequeños y móviles sufre muchísimo, hasta el punto de condicionar negativamente nuestra defensa, especialmente en situaciones de pick and roll frontal.

–  Si no tienes a tu segundo base y tienes que improvisar uno (Steffanson) lo que no puedes hacer es hacerle compartir pista con jugadores que no le pueden ayudar en labores de dirección.  No colocar ni a Toolson (que es el mejor jugador en lectura del juego de la plantilla) ni a Kuzminskas que está perfectamente capacitado para echar el balón al suelo.  Luego en otra fase del partido su que configuras una estructura lógica.  En definitiva, la sensación de descontrol y que el jugador resuelva con su talento persiste

–  Juegas contra el Madrid en liga regular, ganas de 7 en el partido de ida y el Madrid se sale del partido y deja de defender los últimos 20 segundos.  Cojones! tu tienes que atacar el aro que al final esos dos puntos pueden suponer la diferencia entre ser primero (factor cancha) o segundo.

–  De verdad que la mejor oposición que puede ofrecer Plaza ante Spanoulis (que es el referente claro y único de Olympiakos) es ponerle a Vasileadis como defensor sin ningún trabajo preparado en la defensa de las continuaciones (cambios entre pivots) o una defensa zonal 2-3 sin ninguna agresividad?

Es que si lo extendemos, salvando las distancias de calidad y de características, vale también para nuestra defensa sobre Corbacho en el partido de ayer.  Es que no hay alguna situación trabajada para impedir que Obradoiro juegue a lo que quiere, que es buscar las salidas de los bloqueos de Corbacho.

No digo que provocando que Spanoulis no juegue con las continuaciones del pick and roll ganemos el partido.  Claro que no.  Spanoulis tiene calidad para meterte 5 triples si le flotas y defiendes la continuación y te va a ganar igual, pero cualquiera que haya visto partidos y partidos de Olympiakos sabe que todo su juego gira en torno a ese pick and roll y su capacidad para leerlo.  Bueno, pues cambiale la defensa,  pasa de cuarto por detrás del bloqueo retándole a tirar, ponle una defensa mixta box+1 sin dejar que reciba…algo diferente a tu planteamiento inicial con el que ves que te esta matando.

Creo que son estos los detalles a la hora de leer los partidos los que te hacen ganar cuando llegan los momentos de la verdad.  Normalmente en situación de igualdad de recursos (o incluso más claramente cuando eres inferior) el equipo que mejor cuida los detalles es el que consigue un mayor rendimiento.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: