Comentarios de una final…

Tras un par de días desde la consecución del título de la Eurocup por parte de Unicaja, vamos a intentar abstraernos de todo lo relacionado con el terreno de las emociones por un rato, tampoco demasiado porque no sabemos cuando volveremos a experimentar lo del Miércoles pasado, y adentrarnos en el terreno de lo meramente deportivo, aquello que ocurrió en la cancha ya que al fin y al cabo es el origen de todo lo demás.

Aún sin ver el partido de nuevo, que es algo que quiero volver a hacer porque es indudable que la tensión de una final te hace perderte cosas, para mi hay en el partido tres fases claramente diferenciadas con cierta continuidad en cada una de ellas. Voy a usarlas para estructurar mis comentarios sobre la final:

La primera de ellas, condicionada por el quinteto de Pedro Martinez, dejando a Dubljevic en el banquillo en favor de Oriola, en la que Unicaja empieza dominando desde la defensa gracias a los problemas que encuentra Valencia para llegar al equilibrio interior-exterior que le caracteriza, ni Oriola ni Thomas son jugadores que se sientan cómodos en contextos de generación de juego y si en otros roles más de ejecución de ventajas o rebote ofensivo. Teniendo en cuenta que Unicaja empieza con un buen nivel defensivo en el 1vs1 y en líneas de pase, vemos a un Valencia irreconocible con muy poco uso de las posiciones interiores, cierto abuso del bote, muy poca fluidez…una serie de situaciones que llegaron a convertir a Valencia en un equipo previsible por momentos muy superado por Unicaja. En este sentido, encontrarnos como nos encontramos en una final, la decisión de Pedro de dejar a su mejor jugador en el banquillo me resultó extraña, sabiendo que muchas veces los inicios en las finales marcan un poco las líneas generales sobre las que se va a desarrollar el partido.

En esta fase, Unicaja se ve favorecido de una situación que vemos mucho esta temporada y que cada vez vamos a ver menos, por lo que parece. Muchos equipos infravaloran las posibilidades de Alberto Díaz en ataque, tomando decisiones defensivas que sin duda con otros jugadores no tomarían. Para mi la defensa de Vives olvidándose absolutamente de Alberto para ir a las ayudas de las penetraciones de Nedovic fue un poco excesiva, de igual manera que su defensa en el 1vs1 en situaciones de finales de posesión dejó muchísimo que desear (algo que ajustó a lo largo del partido). Con esto Unicaja, a pesar de jugar con muy poca fluidez como acostumbra, con mucho exceso de bote, como durante prácticamente toda la final, si que encuentra una vía de anotación clara con Alberto que nos permite tomar ventajas.

Yo entiendo que el juego de Unicaja se basa en las ventajas que creamos desde el bote con Nedo, Fogg, Jamar… y es normal que tiendas a cerrarte sobre ellas, porque al fin y al cabo tienes que tomar una decisión, y seguro que es mejor permitir ciertas licencias a Alberto en el tiro de tres con espacios, que dejar que Nedovic entre en el partido en el terreno de la producción de juego porque entonces puedes perder el partido. El problema es que incluso en penetraciones y en paradas y tiro, la defensa de Alberto fue muy pobre.

La segunda fase de la que yo hablo es la que da comienzo Pedro Martinez dando entrada a Dubljevic en el partido. Muchas veces hablamos, cuando nos referimos a Unicaja, que hay una gran dependencia entre el trabajo que un equipo hace en ataque y la continuidad del mismo en defensa. No debería existir esa dependencia pero es indudable que los equipos en fase de partido de acierto son capaces de imprimir un nivel de agresividad/intensidad que es más difícil de ver cuando tienes poco acierto ofensivo.

Con la presencia de Dubljevic en pista, todos los problemas de creación de juego que Valencia había tenido en el comienzo de partido desaparecen en cuestión de minutos. Para mi el mejor jugador de la final en todos los contextos de partido en los que podamos encontrarnos. En el aspecto ofensivo, Dubljevic castiga la falta de dinamismo de nuestros interiores con sus continuaciones hacia fuera para tirar muy cómodo a canasta. Por otro lado, a pesar de los esfuerzos de Omic por defenderlo siempre por delante para evitar su recepción (para mi hace una gran defensa individual, dentro de sus limitaciones de movilidad), Valencia tiene un nivel de trabajo sensacional para buscar llevar el balón al poste con muchísimos recursos y una lectura del juego magnífica, cosa que consigue habitualmente sin que Unicaja sea capaz de limitar su producción. Yo eché de menos muchas más situaciones de 2vs1 sobre Dubi y una mejor rotación defensiva de la que vimos.

Partiendo de estas facilidades ofensivas, Valencia empieza a ajustar muchísimo más la defensa individual de nuestros exteriores (además la rotación de Alberto no encuentra sustituto en la anotación) y entramos en la fase de partido en la que Valencia empieza a dominar el partido de forma clara ante las enormes dificultades que encuentra Unicaja para crear situaciones de ventaja desde el bote. Ni Laffayete, ni Fogg, ni Nedo (este último claramente lastrado por la lesión, sin electricidad), ni Jamar ofrecen cierta continuidad en la anotación.

Para mi, aunque todos nos acordemos del final, este es uno de los momentos claves de la final gracias a la dureza mental de Unicaja y a su incuestionable capacidad para competir y agarrarse al partido creyendo siempre(un aspecto sobre el que construir un carácter). Me voy a explicar. Estamos ante una fase en la que el dominio del baloncesto de Valencia es muy evidente, sin embargo, siempre nos mantenemos a una distancias de 8-12 puntos que nos permiten estar siempre en el partido, evitando que se termine de romper. En base al trabajo de Omic en ataque (somos capaces de hacerle llegar el balón frente a Dubi) que le permite anotar y sacar muchas faltas (una pena lo de los tiros libres) y a situaciones esporádicas de 1vs1, junto con un nivel defensivo y de control de rebote atrás sensacional nos permiten competir cuando podíamos haber bajado los brazos como hemos visto en otras fases de la temporada.

Este dominio se va acentuando cada vez más (incluso Nedovic, anda más preocupado por las afrentas de Rafa Martínez que por el propio partido) hasta que a Omic se le va la cabeza saltando desde el banquillo a separar sabiendo (espero que lo supiera) que eso supone la descalificante de forma inmediata y que en mi opinión nos beneficia porque obliga a Plaza, que estaba absolutamente superado por el partido, sin recursos, a tomar una decisión que dudo que hubiera tomado si no se hubiera visto obligado (yo creí en la victoria en este momento) la de jugar con dos cuatros y Dani Diez, lo que da entrada a la tercera fase del partido.

¿Por qué lo dudo? pues, la respuesta a esta pregunta es que yo creo que si Musli hubiera estado recuperado, hubiera sido él el que hubiera salido a la pista para seguir con la misma estructura de quinteto con un cinco claro. La razón que no usara esa estructura con Okouo no creo que se deba a que buscara todo lo que te ofrece jugar con nuestros tres “3.5” (me recuerda un poco a la idea de Blatt de aquel Maccabi ante el Real Madrid en la final de la Euroliga que remonta en una situación similar, pero con Rice en pista, con un quinteto de pequeños muy difícil de contrarestar), sino que no confiaba en la consistencia de Okouo en un momento de ese calibre.

A partir de este momento, en mi opinión, como dijo Pedro Martinez Valencia entra en colapso absoluto y no sólo los jugadores, de hecho, creo que el que mayor responsabilidad tiene es el propio Pedro sin capacidad alguna desde el banco para cambiar el rumbo del partido.

Desde nuestra perspectiva, la presencia de Dani, Carlos y Jeff nos permite ser muchísimo más agresivos en la defensa de Dubljevic (lo de Carlos Suarez ya lo hemos comentado aquí, es el jugador que mejor puede defender a Dubi, incluso con las carencias que pudiera tener al poste, que no son tantas, y ayudando en el rebote como un verdadero animal, me acuerdo cuando decían que no podía jugar de 4…en fin) puesto que pierde la ventaja que tiene de dinamismo para continuar hacia fuera y a la hora de cerrarnos sobre él con muchas ayudas (dejando MUCHISIMO espacio para el tiro de tres), nos permite la decisión de Plaza de cambiar a zona pero muy dinámica, fintando en líneas de pase…

Es cierto que perdemos absolutamente el control del rebote con esta zona (el problema es que no es una zona estática y cuando pierdes la referencia de tu ataque es muy complicado cerrar el rebote, si encima no tienes a tu hombre grande que ocupe mucho espacio, esas dificultades se hacen mayores), es cierto que Valencia tira muchísimos triples liberados que falla continuamente (si hubiera metido cualquiera de ellos, seguramente habrían ganado la final)… quizás esto nos lleva a pensar que esta decisión de Plaza es un error, sin embargo, yo no lo pienso así porque por otro lado si que consigue el gran objetivo que creo que es sacar el partido del ritmo que quería Valencia en el que era inaccesible para nosotros y lo hace sin que Pedro Martinez ofrezca ninguna resistencia. ESE, junto con la dureza mental del equipo y su capacidad de competir creyendo siempre, son los grandes triunfos de Plaza.

Pero claro, tu puedes romperle el ritmo a Valencia e impedir que juegue con fluidez pero si no eres capaz en ataque de ser productivo y hacer que el Valencia note la presión del marcador no vas a cambiar nada y es en este instante en el que aparece la figura de Jamar, que desde un abuso absoluto del bote, aún más de lo que acostumbramos, no sólo es capaz de anotar, sino que condiciona la defensa de Valencia sobre sus situaciones de 1vs1 desde el bote (creo que con el recuerdo del segundo partido en la cabeza) dejando muchos tiros liberados que durante todo el partido no habíamos sido capaces de anotar y que Dani Diez no desaprovechó para terminar dándonos el partido.

En definitiva, ganar finales es algo muy jodido, tienes que jugar 40 minutos a gran nivel. Nosotros, con nuestros altibajo y nuestro tipo de baloncesto (te puede gustar más o menos pero es el que es) jugamos 40 minutos al máximo, Valencia lo hizo durante 35 y eso es algo que se paga ante equipo con el nivel de competitividad que mostramos el Miércoles.

Habrá tiempo de analizar muchas cosas de lo que esto supone para el futuro, más en verano, cuando acabe la ACB, que ahora, pero si que me gustaría cerrar la entrada con una reflexión que dejé en twitter antes de la final. Creo que hemos abierto la puerta del futuro de Unicaja que estaba cerrada y con varias llaves. El mérito de esto es brutal. Ahora bien, estamos en la encrucijada entre quedarnos en el umbral de la puerta año a año o entrar hasta el salón. Eso va a depender mucho de el nivel de autoexigencia que tenga el club. Yo creo que de eso no se gasta en el Unicaja. Nuca he deseado equivocarme en algo tanto como en eso. Lo veremos…

Anuncios

4 responses to “Comentarios de una final…”

  1. Babkov10 says :

    Buenas noches,

    Una vez visto de nuevo el partido, sin riesgo de ataque al corazón, llego a varias conclusiones. Como sabéis, yo siempre me centro más en aspectos emocionales, anecdóticos, etc en lugar de análisis tácticos y técnicos (no tengo esa capacidad).

    – El Valencia, ya en el primer partido estaba muy nervioso (supongo que la responsabilidad). Sólo ver cómo celebró la victoria Pedro Martínez dice mucho de como estaban.

    – El 3er partido comenzó, como bien dices, con Pedro Martínez cambiando el guión dejando sentado a Dublevic. No sé si para dar un golpe de efecto o para hacerlo coincidir en cancha principalmente con Okouo para que se aprovechase de él (como así hizo. Aunque luego con Omic también se paseó un poco).

    – Sigo diciendo que Pedro Martínez será un gran entrenador, pero es un tío antipático, agrio, huraño. Y los equipos son reflejo directo de su entrenador. El comportamiento de Rafa Martínez es DIRECTAMENTE potenciado por su entrenador. Pero no sólo él. Sato, San Emeterio, Oriola… incluso diría que al sinsangre de Thomas le vi mala leche (en la tangana con Omic se metió alli como un torete).

    – Hubo una conjunción de astros que propició la remontada. El sobeteo de balón de Smith, fue al final positivo. Dani Díez, que en la primera parte se tiró una piedra acojonante, acertó perfectamente y no se le encogió la mano. El Valencia, con Dublevic en el campo y nosotros sin pívots, se dedicó todo el último cuarto a tirar de 3… Y Carlos Suárez (ahora voy con él).

    – Los árbitros. Nos dieron mucha paliza con lo del tío de las 5 técnicas, pero eso a mi me tranquilizaba. Un árbitro que hace eso es que le da exactamente igual joder al equipo de casa o no. SI hubiera sido el casero de Lamonica otro gallo hubiera cantado.

    – Omic. Cuando lo echaron, al contrario que tú, vi el partido perdido y de paliza. Me encantó su gesto de deportividad de reconocer su fuera de banda cuando nos lo dieron a favor (e íbamos perdiendo) y, aunque el reglamento sea así, es injusto que lo echen por salir a mediar. Oriola le da una colleja, Rafa Martínez también le da caña, Thomas viene de lejos y se le encara. Y él respondió con muchísima tranquilidad. No me lo esperaba de él, que tiene la sangre tan caliente.

    – Nedovic. Ha llegado muy mal de físico y se ha notado. Aún así ha generado juego y ayudado al equipo.

    – Brooks. Que gran jugador nos hemos encontrado como si nada. Su tapón a Rafa Martínez si que es justicia poética. Aparte de eso, se ha terminado de integrar en el equipo (le costó muchisimo el inicio del curso) y es fundamental. Espero y confío en que siga y no nos haga un Thomas.

    – Smith. Al final ha respondido a la confianza que Plaza le ha concedido en tantas ocasiones y que nos parecía absurda. Gran jugador (no sólo tirador) que por lo que sea no ha tenido un año regular. Si fuera constante en el rendimiento sería una pieza cotizadísima en el mercado.

    – Carlos Suárez. A Plaza se le puede echar en cara muchas cosas, pero nunca le pagaremos lo suficiente que convenciera al club de hacer un esfuerzo por él cuando ya teníamos a Kuzminskas y a otro (no recuerdo) y Carlitos iba rumbo a Siena. En el fragor y los nervios del último cuarto llegué a pensar que Valencia jugaba sin Dublevic. Ese es el punto al que Carlos Suárez lo redujo. Unas veces anticipándose, otras dando leña, partiéndose la cara literalmente.
    Hay un artículo MUY CHULO sobre él en ACB.com. Os lo pego.

    http://www.acb.com/redaccion.php?id=130914

    Y para terminar, Plaza. Está claro que, a no ser que le llegue una oferta y él se vaya (con o sin calvo 😉 ), el club no va a largarlo como todo el mundo pensaba hace 15 días. Nosotros no somos el Caja Laboral que echa a un entrenador tras ganar un título. Ahora todo el mundo se subirá a su carro y querrá fotito con él. Su continuidad es segura.

    Saludos

    PS: Siento ser malo, pero me he divertido como un niño viendo las caras que se les iba quedando al público de la Fonteta (no entiendo tanta animadversión con nosotros) y, sobre todo, a Pedro Martínez, a Thomas y a Rafa Martínez. 😉

    PS2: Vaya tochaco. Sorry!

    • bullock11 says :

      Hola Babkov10,

      Lo primero es que los tochos son bienvenidos, aunque sólo sea para q mi nula capacidad de síntesis pase un poco más desapercibida.

      Voy a entrar al trapo de muchas cosas que comentas porque creo q son muy interesantes para abrir debate.

      – Te doy la razón en el asunto de tu percepción sobre la actitud de Pedro. Cierto nerviosismo que creo que es extensible al resto del equipo. Me resulta interesante desde el aspecto psicológico como bien dices, porque creo que es muy diferente afrontar una final con el rol de equipo inferior tan claro a hacerlo con el rol de equipo dominante. Esto se hace más duro si la diferencia entre calidad de las plantillas no es tan grande como la diferencia en calidad de juego.

      Valencia, desde el primero minuto de la final, supo que la defensa de Unicaja no le iba a permitir jugar el baloncesto fluido al que acostumbran con continuidad, como por ejemplo, tampoco lo permitió la defensa del Madrid en la final de copa. ¿Cual es la diferencia? pues yo creo que el asunto de los roles de inferioridad y superioridad que comentamos. Ante el Madrid partes en inferioridad y esos triples solos tienen mayor porcentaje que si partes desde el papel de la superioridad donde la presión te la pones tu mismo.

      Yo creo que Valencia juega mejor, mucho mejor, baloncesto que Unicaja pero creo que Unicaja compitió mejor, mucho mejor, de lo que lo hizo Valencia en la final. Y esto tiene mucho de dureza mental. Por esto, me ha gustado tu apunte.

      – En Valencia hay muchos jugadores veteranos como San Emeterio, Rafa MArtinez, Sato, etc etc que siempre intentan sacar bentaja de todas las situaciones. Lo hacen ahora con Pedro y también cuando Pedro no ha sido su entrenador. En ese sentido no pienso como tu.

      – Sobre la conjunción de astros y los arbitros no te pongo ni una coma. Absolutamente de acuerdo. De hecho, no me gusta hablar de los árbitros pero al hilo de tu mensaje, quiero decir que fue un arbitraje exquisito y con bastante dificultad.

      – Omic, todo lo que comentas es cierto pero el reglamento es claro y hacer lo q hizo Omic en una final, con el otro pivot lesionado, es una BARBARIDAD. Hay que pensar un poco y Omic tiene desconexiones que lastran..

      – Sobre Nedo (en la final la lesión le lastra) y Jamar creo que se es injusto, sobre todo con el segundo. La cuestión es que meta o no meta siempre juegan a lo mismo, que es lo que pide el entrenador. Ni más ni menos. Lo bueno que tiene Smith, que es algo que la gente no suele valorarle, es que su nivel defensivo es bastante alto, el mejor entre los doses jugones que tenemos.

      – Con Brooks coincidimos. Es para mi un fichajazo. En un año, para mi ha superado el rendimiento de Thomas y lo mejor es que su potencial es mucho mayor.

      – Carlos, como Alberto, son la guía de este club. Esto se construye con ellos dos. Ya no sólo por lo que puedan ofrecer (que es mucho y no vamos a entrar en ello) sino sobre todo por lo que transmiten. Tu ves quintetos con ellos dos en pista y es muy muy dificil que el equipo pierda consistencia.

      Por último, ya sabéis que no me gusta hablar de temas de verano, pero dando por hecha la continuidad de Plaza, espero que el club sepa construir en base a lo que el mercado nos pueda ofrecer y la plantilla que tenemos. NO cambiar por cambiar.

  2. Konrad says :

    Hola! Como no, yo también he visto de nuevo el partido.

    Yo creo que Martinez le gana la mano a Plaza poniendo a Oriola de inicio, conociendo las rotaciones casi milimétricas que hace Joan. Y le funciona, cuando llega dubi, coincide con Okuo, al que viola de mala manera. Luego la evolución del partido cambia… bueno, cambia muchas cosas
    Se ganó. Y ya está. Si se mira el partido, podría haber terminado de otra forma perfectamente. A pesar del esfuerzo malagueño. Valencia falla de forma consecutiva 5 triples librados, solos sin oposición. Y luego Smith mete los suyos en bastante pero situación. Acierto, Si hubiera entrado alguno de los triples valencianos hubiera sido otra cosa. No (solo) por los 3 puntos, bueno, ya sabes, todo estaría condicionado a eso, incluido esa zona.

    No le quito mérito a Suarez y al resto del equipo, que hizo un trabajo extraordinario, pero solo comentar que en muchas, muchas, muchas, ocasiones, la historia se escribe por momentos y muy pocos detalles.

    Brooks. Coincido con vosotros que es un descubrimiento. Es un tio que tiene un gran potencial y con un margen de crecimiento alto

    Omic. el recuerdo que tenía de él, era de un chico que iba bien al pick&roll, con buen poder ofensivo…. ni de coña el nivelazo defensivo que ha desplegado en esta temporada. Aparte de sus valores como jugador. Aprecio su valor de como conecta con la afición, tiene pinta de dar buen rollo en el vestuario, eso también es un valor. Sería acojonante poderlo retener. Muy muy complicado.

    Lo de Suarez, el link que ha puesto Badkov lo define mucho mejor que yo lo podría hacer en 30 vidas. Suarez (y viva Aranjuez)

    Plaza… puff, yo que sé. A mí no me gusta, pero tiene un año mas de contrato. Unicaja ni de coña lo va a cortar. Otra cosa es que el entrenador se quiera marchar ¿barça?.

    Otro día hablamos de lo que supone jugar la euroliga del 17-18. Y no es baladí.

  3. bullock11 says :

    Hola,

    Puede ser una opción que Pedro quisiera que Dubi saliera del banco, en lugar de ser titular para leer el partido. No creo que fuera por coincidir con Okouo porque esto no ocurrió ni siquiera en el mismo momento, sino bastante más adelante. Dubi ya le estaba haciendo un traje a Omic con su movilidad (ya que Omic tiene unas dificultades brutales para defender las continuaciones hacia fuera del montenegrino, esto lo hemos visto durante toda la serie excepto cuando Carlos Suarez lo defendió).

    Sobre los detalles, estamos de acuerdo. Para mi se dieron un cúmulo de circunstancias positivas para Unicaja que son difíciles de volver a ver, no por el nivel de competitividad que hemos alcanzada, que parece algo consistente, sino por la lamentable forma de leer y jugar el partido por parte de Valencia y su entrenador al final… y esto lo digo yo, que para mi Valencia hace uno de los mejores baloncestos de europa, euroliga incluida.

    Sobre Plaza, pues si viene el Barça y encima paga algo de dinero…en fin. Yo creo que sigue.

    Veremos como acomete el club esta oportunidad de la vida de volver a ser grandes….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: