Una valoración (I)

A lo largo de la temporada son varias las ocasiones en las que, con el objetivo de relativizar las consecuencias de determinadas situaciones puntuales,  tendemos a posponer análisis y toma de decisiones al final de temporada cuando uno puede disponer de una perspectiva global, momentos buenos y malos, a partir de la cual construir una valoración.  Con estas líneas no pretendo jugar a tener el poder de decisión en el club, según mi percepción de lo que debe ser un club serio,  sino simplemente dar mi valoración sobre lo que hemos visto sobre la cancha a lo largo de la temporada.

Desde un punto de vista general,  siempre he entendido dos formas de valorar una temporada: la que toma como referencia la objetividad de los resultados y, seguramente la que más me interesa a mi,  la que toma como referencia el desarrollo del baloncesto que se ha visto a lo largo de la temporada.

Partiendo de los resultados, creo que hay que hacer una división en base a un concepto: la exigencia.  No es lo mismo jugar con la presión de obtener un objetivo para el que necesitas crecer como equipo que jugar sin presión por el resultado porque no se espera nada de ti.  En este sentido, si bien en la Euroliga el nivel de exigencia del club es inexistente, en la competiciones nacionales, bien por ser la única competición que desde el club consideran “ganable”, como es la copa, o bien por el acceso que otorga a la euroliga, que creo que es el objetivo primario de nuestro club,  este nivel toma sus cotas más altas.

Teniendo esto en cuenta, mi valoración de la temporada en base a los resultados es decepcionante.  Ya no sólo por no haber podido llegar en ninguna de las competiciones a nuestro objetivo, que es el de semifinales, sino porque creo que en ningún momento hemos dado la sensación de tener capacidad y recursos para competir y acercarnos a ellos.

Desde el punto de vista del desarrollo de nuestro baloncesto creo que podemos estar de acuerdo en calificar la temporada como mediocre e irregular.  La diferencia de mi valoración en este sentido, con respecto a lo que he estado leyendo por ahí, es que yo no soy de los que piensan que haya existido una barrera con el final de nuestra participación en la Euroliga según la cual, antes de ella el nivel de baloncesto ha sido de alto nivel y después de ella el equipo ha descendido hasta el desastre final.

Mi opinión es que el equipo nunca ha alcanzado la consistencia en el baloncesto que Plaza ha implantado aquí a lo largo de su etapa de 5 años.  No hablo de un desarrollo de nuestros recursos sobre la pista, que es algo que sinceramente no esperaba (uno ha seguido a Plaza en Madrid, Sevilla y Kaunas con lo que la capacidad de sorpresa ya es muy limitada)  sino de lograr que el sello de Plaza se viera  con consistencia en el nivel del equipo.  Hablamos desde un punto de vista defensivo de un gran nivel de intensidad en individual (mucha agresividad en situaciones lejanas del aro, especialmente con el base rival o en los flash cada vez que el rival juega un p&r,  ser intensos en la defensa de la línea de pase ocupando mucho espacio, muchas fintas defensivas, mucha solidaridad…) con variantes de defensas presionantes a toda pista buscando continuas situaciones de 2vs1. Incluso, si nos paramos a pensar un poco, hemos visto en exceso situaciones de defensa zona 2-3, que es un recurso que Plaza siempre utiliza como último recurso para cambiar ritmo de partidos donde nuestro nivel defensivo en individual no ha conseguido implantarse.  Otro aspecto importante es que creo que como pasó en la tercera temporada de Plaza, nuestro nivel defensivo ha dependido absolutamente de la estructura de quinteto elegida en cada momento. Es obvio que influye porque nunca podemos exigir el mismo nivel defensivo a Salin o Milosalvjevic que a Nedovic o a Augustine que a Shermadini, eso es obvio pero que la diferencia sea tan grande nos lastra en este aspecto del que hablo, la consistencia.

Tampoco hemos sido capaces de imponer uno de los aspectos en los que más hemos dominado a lo largo de estos años como es nuestro trabajo en el rebote ofensivo.  Esto ha tenido incidencia en el baloncesto de ataque (segundas opciones) como también la ha tenido los problemas que hemos sufrido para generar desde el bote sin la presencia de Nedovic en cancha… ante la irregularidad de el otro generador de juego del equipo como es McCallum.  El problema de esto es que al final acabas dependiendo del acierto en el triple como principal arma generadora de espacios,  lo que nos convierte en un equipo previsible en ataque.

Y, por último, aunque a continuación valoraré el nivel individual de cada jugador, me parece decepcionante la sensación de que no hay ningún jugador que haya conseguido un crecimiento claro en la estructura de equipo que ha montado el entrenador, más bien diría que muchos de ellos han estado muy por debajo de las expectativas que podamos tener.

Desde un punto de vista individual, con algo más de profundidad, mis consideraciones son las siguientes:

Alberto Díaz:  Irregular.  No era lógico esperar un crecimiento equiparable al de los últimos años porque una vez das el salto a la élite, donde él ya está establecido, ser capaz de dar salto de calidad se hace mucho más complicado.  De Alberto se puede decir que ha dado el rendimiento que de él se podía esperar: alto nivel defensivo, implicación, identificación con un proyecto y una ciudad… todas estas cuestiones que lleva aportando varios años con consistencia.

El “problema” es que yo percibo cierto estancamiento en dos situaciones que para mi son claves en su crecimiento como base más completo, si es que no quiere limitarse a ser un base de rol defensivo (que por otro lado ya es bastante).  Estos dos aspectos tienen que ver con el baloncesto de ataque.  Por un lado, su capacidad de ser una amenaza.  Si bien es verdad que a pies parados y con tiempo para tirar (sobre todo en situaciones de de rotación de balón hacia lado débil) ya no es un jugador al que se le pueda dejar tirar, creo que debería tener cierta capacidad para crearse situaciones desde el bote, en este sentido no hemos visto ningún progreso a lo largo de la temporada.

El otro aspecto en el que yo espero algo más de él (hay que reconocer que no tiene toda la responsabilidad) es el de la capacidad de dirección y lectura de los partidos.  Es cierto que Alberto modifica ritmos de partido con su defensa, yo creo que el siguiente paso es ser capaz de hacerlo con sus decisiones sobre la pista.  Digo a este respecto que la responsabilidad no es sólo suya porque creo que el baloncesto del equipo depende más de la generación desde el bote que de la capacidad de elegir determinados recursos tácticos, que realmente no existen.

Ray McCallum: Fuera de sitio.  Creo que fichamos a un jugador con la idea de que fuera un anotador, algo parecido a lo que vimos durante la pretemporada, y al ver que esa facilidad para crear ventajas que le permitían anotar con facilidad no existía al llegar los partidos oficiales, en lugar de recuperar esta versión o al menos crear situaciones para recuperarla, mi sensación es que quisimos crear otra muy diferente, la de un base con capacidad para asumir roles en contextos de generación de juego.   Con lo que al final, ni ha sido fiel a las cualidades con las que vino (esto sólo lo hemos visto en algunos partidos rotos en los que su capacidad de jugar en transición ha brillado) ni hemos tenido éxito al querer construir un tipo de jugador diferente. En definitiva, un tipo que ha vivido una temporada entera fuera de lugar.

Mo Soulade: Aprovechó sus oportunidades.  Es jodido hablar de Mo porque creo que ha tenido muy pocas oportunidades, casi ninguna jugando en su posición real que es la de base (casi todos los minutos lo vimos de escolta) y ha dejado pasar la ocasión de seguir en un equipo como Burgos, que creo que le habría venido cojonudo para su progresión que se ha visto claramente truncada.

Con todo esto, y a pesar de determinados errores a nivel defensivo, que un jugador de su nivel físico no se debe permitir, creo que ha aprovechado muy bien los minutos que ha tenido aportando intensidad y tiro exterior.  No sé si hay nivel de jugador ahí para un Unicaja de Euroliga pero para completar una plantilla de un Unicaja de Eurocup y luchando por el play off en ACB no tengo duda de que si que hay nivel.

Continuará…

Anuncios

2 responses to “Una valoración (I)”

  1. Salsa Curry says :

    No soy un experto, pero Ray es un NAF y ya esta, asi de sencillo, Mo no ha sido aprovechado, entiendo que si lo hubiera sabido se hubiera quedado en Burgos, pero, a posteriori… Alberto es un fenomeno, entiendo eso de que genera poco peligro, pero, me gusta pensar que son directrices deportivas que recibe en vez limitaciones que el tenga…

    En fin, espero que haya mejor juego la temporada que viene y que se acierte de una vez por todas en el fichaje de un base; que entre Lafayete y Ray llevamos 2 temporadas con un solo base.

  2. Konrad says :

    Hola jefe!!! mucho tiempo… tampoco es que la temporada animara a algo mas.

    Respecto a tus comentarios. De Plaza,poco que decir, es lo que es. Eso sí, algún comentario al bochornoso espectáculo del ultimo mes y medio. Gran parte del equipo se desconectó, pero para mí el gran responsable es el entrenador. Ni puede ni deber seguir.

    Sobre jugadores:

    Alberto.yo he visto mejoras en su jeugo en ataque, buscar mas el pase para canasta algo que no habiamos visto anteriomente. No sé si problemas físicos u otra cosa, lo he visto irregular en su juego y en su defensa.

    Mc Callum. Lo he comentado en el foro. Que los aficionados nos “deslumbrara” la temporada es normal, somos aficionado y no vemos mucho mas. Pero ¿el club? no vieron las capacidades del jugador? su nula capacidad de pase, la inconsistencia (siendo generosos) de su tiro, que un minimo estudio sobre su juego iba a neutralizar la única capacidad de juego que tenía. ¿que es lo que se pretendía que Mc Callum aportara?

    Mou Soulade. Seguro que me equivoco pero no estoy de acuerdo contigo.Varias razones. Creo que su actitud en defensa es lo que le ha privado de tener mas minutos este año. Por otro lado, no le veo como un base al uso y me da la impresión que encajaría mas en el puesto de “combo” mas de escolta que de base. En una cosa estamos de acuerdo. Creo que tiene sitio en este equipo. Debe poner de su parte. Pero, sitio REAL, tiene, es decir minutos y responsabilidades. No olvidemos que esta próxima temporada, habrá nuevas realidades económicas. Ya se anuncia (en el periodico del movimiento) un recorte “drástico” al presupuesto. Soy partidario de menos fichas profesionales pero mejores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: